La copa menstrual como alternativa de higiene femenina

Seguro muchas de ustedes han escuchado sobre la copa menstrual, como alternativa de higiene femenina durante el periodo. Esta se ha vuelto muy popular, principalmente porque resulta más económica y ecológica que comprar y desechar tampones y toallas cada mes.

La copa es un recipiente de silicona médica hipoalergénica, que se introduce en la vagina y recoge el flujo menstrual; en lugar de absorberlo como hacen los tampones y toallas higiénicas.

El primer paso es elegir la talla correcta para evitar molestias o que esta se deslice y ocasione ciertos derrames. Las hay de distintos tamaños y marcas, la talla S, usualmente indicada para menores de 18 años que no han tenido relaciones sexuales con penetración; la talla M, para menores de 30 años sin experiencia de parto y menores de 18 años que ya han tenido relaciones sexuales y la L, para mayores de 30 años o mujeres que han tenido un parto natural.

Importante: Usar una copa menstrual no debería doler. Ni al ponerla, ni al quitarla. Recuerda que la vagina es flexible y que la copa se amolda a las paredes vaginales. Además, si te la pones adecuadamente, ¡ni siquiera deberías sentir que la llevas puesta! Eso sí: La copa es reutilizable, pero hay que esterilizarla antes y después para evitar infecciones. Basta con enjuagar con agua caliente y mantenerla guardada en una bolsa de algodón hasta el siguiente ciclo. ¡Definitivamente esta es una alternativa interesante a considerar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?